Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

lunes

La parroquia de San Roque de La Chacarita tiene nuevo párroco

Durante una celebración concretada en la noche del sábado 4 de marzo, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, puso en funciones al nuevo párroco de San Roque, en La Chacarita, Pbro. Víctor Hugo Vizcarra.
La Santa Misa fue concelebrada por el párroco saliente, Pbro. Reinaldo Oviedo, y contó con la presencia del Decano de la Capital, Pbro. Armengol Acevedo, y el Pbro. Héctor Salas párroco de San Nicolás de Bari.
Fieles de todas las comunidades de San Roque colmaron el templo, donde  participaron con emoción de la Santa Misa, junto con quienes llegaron de las parroquias vecinas y del departamento Belén, donde fue párroco hasta el mes de febrero el Pbro. Vizcarra.

En el inicio de la ceremonia, se dio lectura al decreto correspondiente por el que se designa al nuevo párroco de San Roque por seis años, y se especifica las tareas que debe cumplir el Párroco en la porción de Iglesia que se le confía.
Durante su homilía, el Pastor Diocesano agradeció al Pbro. Oviedo por la tarea pastoral realizada en los últimos años y expresó que “así como trabajó por seis años el Padre Reinaldo, ahora le confío esta tarea al Padre Víctor y le agradezco que aceptara este pedido del Obispo para seguir el trabajo pastoral que otros sacerdotes han iniciado”.
Agregó que “ahora el Padre Víctor tendrá que seguir con esta tarea de enseñarles, consolarlos y hasta corregirlos con la Palabra de Dios. Tiene que ser el maestro que enseña, el pastor que conduce, que acompaña; tiene que ser el sacerdote que bendice, que perdona, que reconforta a los enfermos, el que ofrece el alimento de la Eucaristía”.
Luego el Padre Vizcarra renovó su profesión de fe, su obediencia al Obispo y a sus sucesores, junto con sus promesas sacerdotales frente a Mons. Urbanc. El mismo, a su vez, fue haciéndole entrega a
lo largo de la Eucaristía, de los elementos litúrgicos al nuevo párroco: el libro de la Palabra de Dios, que debe proclamar; los óleos sagrados con los que bautizará y confirmará; el cáliz y la patena con los que hará presente a Jesús en la Eucaristía; y las llaves del Sagrario que debe custodiar y adorar.

Al finalizar, los sacerdotes dedicaron emotivas palabras de agradecimiento a la comunidad parroquial y saludaron en el atrio del templo.