Audio Celebraciones Catedral

Get Adobe Flash player

miércoles

Catamarca se suma a la oración y reflexión contra la trata de personas

Catamarca adhiere hoy a la celebración de la Jornada Internacional de oración y reflexión contra la trata y tráfico de personas, instituida por el Papa Francisco, en la fiesta de Santa Josefina Bakhita.
El Equipo No a la trata, de la Comisión Nacional de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Argentina,  trabaja en esta temática que atropella a los más vulnerables de nuestra sociedad. Es por eso que en las distintas parroquias de la diócesis se llamó a hacer referencia a esta problemática en las distintas celebraciones.
De esta manera se busca crear sensibilidad y conciencia sobre este delicado tema de la trata y tráfico de personas.

Algunos momentos de la vida de la Santa:
Santa Josefina Bakhita nació en Sudán (África) en 1869. A los nueve años fue secuestrada y vendida como esclava varias veces... Nunca consiguió escapar a pesar de haberlo intentado. Sufrió torturas, especialmente con su cuarto amo cuando tenía aproximadamente 13 años.
El quinto amo, un comerciante italiano, la trató muy bien y la llevó a Italia, donde empezó a trabajar para la familia de un diplomático.  Con su nueva familia, Bakhita se desempeñó como  niñera. En ocasión de que sus amos compraron un hotel y se trasladaron a Suakin, Bakhita  pudo quedarse en Italia e ingresó al noviciado del Instituto de las Hermanas de la Caridad en Venecia.
 En esta congregación Bakhita conoció  con profundidad a Cristo. Recibió al mismo tiempo el bautismo, la primera comunión y la confirmación. El 7 de diciembre de 1893, profesó en la vida religiosa.
Bakhita fue trasladada a Venecia en 1902, donde trabajó limpiando, cocinando y cuidando a los más pobres hasta su muerte en 1947.

El 1  de octubre del año 2000 Josefina Bakhita fue canonizada por el Papa San Juan Pablo II. “En santa Josefina Bakhita encontramos una abogada brillante de la auténtica emancipación. La historia de su vida no inspira una aceptación pasiva, sino más bien una firme decisión de trabajar efectivamente por librar a niñas y mujeres de la opresión y la violencia, y devolverles su dignidad en el ejercicio pleno de sus derechos”.