viernes

Misas en la parroquia Sagrada Familia de Villa Cubas

El párroco, Pbro. Víctor Hugo Vizcarra, comunica que a partir del martes 4 de febrero, los horarios de la Santa Misa en la Parroquia Sagrada Familia serán los siguientes:
Sede parroquial, barrio Villa Cubas: De martes a domingos, a las 20.00, agregándose el domingo la celebración de las 9.00.
Capilla María Reina de la Paz, barrio Achachay: Sábados, 18.30.

Asimismo, informa que las inscripciones para la catequesis darán comienzo el sábado 15 de febrero.  

El templo es lugar para adorar al Señor

Querido lector:
                                He considerado oportuno compartir con usted esta reflexión del Papa Francisco acerca del significado y función del templo o iglesia, es decir, el lugar donde nos congregamos para el culto a Dios.
El nos ha recordado el 22-11-2013 que el templo es un lugar sagrado donde lo que más importa no son los ritos, sino adorar al Señor. Además, puntualizó que el ser humano, en cuanto "templo del Espíritu Santo" está llamado a escuchar dentro de sí a Dios, a pedirle perdón y a seguirle.
Tomando como referencia el pasaje litúrgico del Antiguo Testamento en el que Judas Macabeo consagra de nuevo el templo destruido por las guerras, afirmó que  "el templo es un lugar donde la comunidad va a rezar, a alabar al Señor, a darle gracias, pero sobre todo a adorar: en el templo se adora al Señor. Y este es el punto importante. También, esto es válido para las ceremonias litúrgicas, ¿qué es más importante?, ha preguntado. Y responde: lo más importante es la adoración: toda la comunidad reunida mira al altar donde se celebra el sacrificio y adora. Pero, yo creo - humildemente lo digo - que nosotros cristianos quizá hemos perdido un poco el sentido de la adoración y pensamos: vamos al templo, nos reunimos como hermanos - ¡es bueno, es bonito! - pero el centro está donde está Dios. Y nosotros adoramos a Dios", ha explicado el santo padre.
"¿Nuestros templos, son lugares de adoración, favorecen la adoración? ¿Nuestras celebraciones favorecen la adoración?" A lo que el Papa ha añadido: "Jesús echa a los mercaderes que habían tomado el tempo por un lugar de comercio más que de adoración. Pero hay otro 'templo' y otra sacralidad a considerar en la vida de fe". Es lo que el apóstol san Pablo nos enseña que nosotros somos templo del Espíritu Santo. Yo soy un templo. El Espíritu Santo está en mí. Y también nos dice: '¡no entristezcan al Espíritu del Señor que está dentro de ustedes!' Y también aquí, quizás no podemos hablar como antes de la adoración sino de una especie de adoración que es el corazón que busca el Espíritu del Señor dentro de sí y sabe que Dios está dentro de sí, que el Espíritu Santo está dentro de sí. Lo escucha y lo sigue".
El seguimiento de Dios presupone una continua purificación, "porque somos pecadores necesitamos purificarnos con la oración, con la penitencia, con el sacramento de la reconciliación y con la eucaristía".
Y así, "en estos dos templos -el templo material, el lugar de adoración, y el templo espiritual dentro de mí, donde habita el Espíritu Santo- en estos dos templos nuestra actitud debe ser la piedad que adora y escucha, que reza y pide perdón, que alaba al Señor".
Para concluir, el Papa Francisco ha querido indicar una vez más que "cuando se habla de la alegría del templo, se habla de esto: toda la comunidad en adoración, en oración, en acción de gracias, en alabanza. Yo en oración con el Señor, que está dentro de mí porque yo soy 'templo'. Yo en escucha, yo en disponibilidad. Que el Señor nos conceda esta verdadero sentido del templo, para poder ir adelante en nuestra vida de adoración y de escucha de la palabra de Dios".
Mons. Luis Urbanč

Obispo de Catamarca

jueves

Servidores Marianos autorizados para recibir donaciones están identificados con credencial

Desde la coordinación del Movimiento Servidores Marianos, informan que los únicos autorizados para recibir donaciones destinadas a los hermanos afectados por el alud en El Rodeo y Siján, son los jóvenes identificados con una credencial que lleva el sello de la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle.
Asimismo, especifican que si bien los integrantes de los movimientos Servidores Marianos, Palesta y Eslabón salieron casa por casa a pedir elementos, en el inicio de la tarea solidaria, ahora sólo van a los domicilios cuyas familias solicitan que se retire la ayuda.

También aclaran que nunca pidieron dinero, esto en virtud de que hay personas que lo están haciendo en nombre de estos grupos de jóvenes.

Triduo en honor a la Virgen de la Candelaria y San Blas

El párroco del Sagrado Corazón de Jesús, Pbro. Juan Olmos, invita al Triduo en honor a Nuestra Señora de la Candelaria y a San Blas, que dará inicio el viernes 31 de enero, en la sede parroquial ubicada en calle 1 de Mayo, entre La Rioja y avenida Güemes, en la ciudad capital.
Los actos litúrgicos comenzarán a las 19.15 con el rezo del Santo Rosario y atención de confesiones; en tanto que a las 20.30, se celebrará la Santa Misa.

El domingo 2 de febrero, se realizará la bendición de las velas, y el lunes 3, a las 20.30 se bendecirán las gargantas.
 

Colegios privados confesionales y no confesionales realizan su aporte a la reglamentación de la nueva Ley

Durante el mes de enero, y respondiendo al pedido del Ministerio de Educación de la provincia, la Junta de Educación Católica de la Diócesis de Catamarca, junto con los representantes de los colegios no confesionales del medio, mantuvieron reuniones para acercar los aportes de la reglamentación a la Ley de Educación Privada.
Esto se logró en un clima de apertura y cordialidad, con la preocupación de buscar la calidad educativa a través de esta nueva reglamentación, y lograr la continuidad del acompañamiento del Estado provincial a las instituciones educativas privadas, que componen alrededor del 22 por ciento de las escuelas existentes en el territorio provincial.
Estas reuniones se llevaron a cabo tanto en dependencias del Ministerio de Educación como en la sede del Obispado de Catamarca.
La documentación elaborada será presentada a las autoridades del ministerio educativo, el jueves 30 de enero.


martes

Jóvenes solidarios colaboran con los hermanos damnificados por el temporal

Jóvenes integrantes de movimientos e instituciones eclesiales, tales como Servidores Marianos, Palestra, Eslabón, Acción Católica, y otros de buena voluntad, vienen trabajando de manera solidaria para recibir las donaciones destinadas a los hermanos afectados por el temporal que afectó la provincia.
El Pbro. Eugenio Pachado, asesor de los
Servidores Marianos y de la Acción Católica Catedral, comentó que las colaboraciones se reciben en el Hospedaje del Peregrino, ubicado en el predio catedralicio, y que están siendo enviadas diariamente en camiones a las localidades de El Rodeo, departamento Ambato; y Siján, departamento Pomán. También comentó que a partir de hoy comenzarán a mandar a la localidad de Tatón, departamento Tinogasta,
fundamentalmente ropa, respondiendo a los pedidos que recibieron.
Quienes quieran realizar su aporte pueden hacer llegar elementos de limpieza y de higiene personal, y agua, que son los que más se demanda.

Unidos en la oración
Por pedido del Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, el domingo en todas las
parroquias de la diócesis se ofrecieron intenciones por las personas fallecidas y sus familiares, como también por todos los afectados por el fenómeno natural. En el Paseo de la Fe se rezó el Santo Rosario y luego se participó de la Santa Misa en el altar mayor de la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle.

Por su parte, hoy continúa rezándose el triduo
frente al Santísimo Sacramento, en la capilla de Adoración Perpetua, ubicada en calle Maipú entre San Martín y Chacabuco, ciudad capital.

lunes

Misa en honor a la Virgen de la Medalla Milagrosa

El párroco de San Antonio de Padua, Pbro. Juan Orquera, y las instituciones parroquiales invitan a participar de la Santa Misa en honor a la Virgen de la Medalla Milagrosa, que se celebrará hoy a las 20.00, en el templo parroquial, ubicado en la esquina de calles Almagro y Tucumán.

En la celebración eucarística se rogará por la presidenta de la Liga de Madres de la parroquia, Sra. Marta Vergara de Díaz, acompañando a su familia en este momento de dolor por las sentidas pérdidas de su nuera y su nieta.

Triduo de oración por los hermanos damnificados por los aludes

La Acción Católica de la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle y los adoradores eucarísticos de la UNER invitan al triduo de oración, rogando por las personas fallecidas y sus familiares; los desaparecidos; por los pobladores que perdieron sus pertenencias; y por quienes prestan colaboración en los lugares afectados por la aludes, registrados en las localidades de El Rodeo, departamento Ambato, y Siján, en el departamento Pomán.
El mismo dará a inicio hoy a las 20.00 y culminará el miércoles 29 de enero, en la capilla de Adoración Perpetua, ubicada en calle Maipú, entre Chacabuco y San Martín.

Todos los catamarqueños están convocados a participar de esta hora de adoración eucarística. Quienes lo deseen pueden traer sus intenciones particulares.  

sábado

El Obispo se une en oración a los hermanos afectados por el temporal

Me uno de corazón por medio de la oración a los hermanos que perdieron a sus seres queridos, durante los aludes provocados por las fuertes precipitaciones registradas en los departamentos Ambato, particularmente en la villa veraniega de El Rodeo, y Pomán, como también a todas las personas afectadas por este fenómeno de la naturaleza.
Ruego al Altísimo que dé la paz eterna al alma de los fallecidos, y fortalezca en la fe a sus familiares que viven momentos de tristeza y dolor.
Los aliento a continuar transitando el camino de cada día con la esperanza propia del cristiano, estrechando los lazos de fraternidad, ayudándose unos a otros.
Invito a todos los hermanos catamarqueños a que este domingo, día del Señor, nos unamos en torno a la Sagrada Eucaristía en cada una de las parroquias de la Diócesis de Catamarca, con esta especial intención.
Que Nuestra Señora de la Candelaria, Patrona del departamento Pomán y de El Rodeo nos irradie la luz de su Hijo Jesucristo, y nos tome en sus maternales manos para afrontar esta difícil situación.

Mons. Luis Urbanc

Obispo de Catamarca 

Reflexión: La malicia de la Ironía

Hay personas que tienen una especial habilidad para herir de palabra a sus familiares, conocidos, superiores o compañeros de trabajo.
Con agudas ironías dirigen sus reproches hacia los demás, con puntería y precisión que llegan a fondo. Nos recuerdan un error del pasado, ponen ante nuestros ojos lo que hicimos o dejamos de hacer, denuncian nuestras actitudes (verdaderas o supuestas), buscan la palabra y el gesto más venenoso para humillarnos y, como a veces dicen, para ‘ponernos en nuestro lugar’.
Cuando llega el momento de sufrir por las embestidas de esas personas, surgen en nosotros sentimientos de defensa o deseos de revancha. Quisiéramos, en ocasiones, responder a la dureza con dureza, echar en cara a nuestro interlocutor los errores que también él ha cometido. Otras veces buscamos una defensa decidida, formulamos justificaciones más o menos buenas. No falta quien desea una fuga rápida: es difícil enfrentarse con quien una y otra vez nos ha humillado.
Si miramos ese tipo de situaciones desde otra perspectiva, podríamos aprovechar reproches envenenados para crecer en paciencia, humildad, comprensión, espíritu de perdón. Quizá nuestro interlocutor vive una situación difícil, y ha encontrado en mí una víctima en la que volcar sus penas (no de la mejor manera, pero así ocurrieron los hechos). O tal vez busca mi bien, aunque le falte habilidad para decir las cosas con cariño. Es posible que no perciba mínimamente el daño que produce en mi sensibilidad: hay corazones que han perdido la capacidad de medir sus actos, con o sin culpa: dejemos el juicio a Dios.
A quien sufre intensamente este tipo de situaciones queda la posibilidad de responder al mal con el bien, de preguntarse sinceramente para ver si no ha habido ocasiones en las que uno mismo ha caído en este tipo de actitudes agresivas hacia otros.
Recibir una herida puede llegar a ser, por desgracia, motivo para hundirse en el desaliento. Pero puede, si abrimos los ojos a la esperanza y descubrimos que Dios pide paciencia y mansedumbre a sus hijos, convertirse en motivo para avanzar hacia la comprensión y el perdón.
Cada uno afronta este tipo de situaciones desde la propia libertad. Aprender a hacerlo bien nos permitirá vivir con mayor paz, llevará a una curación más rápida, aunque permanezca dentro un dolor que no acaba de apagarse. Entonces, seremos capaces de medir las palabras para dotarlas de la bondad y dulzura que quisiéramos para nosotros.

Mons. Luis Urbanc

Obispo de Catamarca

Jóvenes reciben donaciones para afectados por la tormenta

Los jóvenes del Movimiento Servidores Marianos llevan a cabo la tarea de recolectar alimentos no perecederos, ropa, frazadas y elementos de limpieza para los damnificados por las lluvias en El Rodeo y Pomán.

Durante toda la jornada del viernes, un grupo de servidores se encargó de recibir los donativos en el patio techado del Hospedaje del Peregrino, ubicado en la Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle, mientras otro recorrió las calles céntricas pidiendo colaboración casa por casa. 

Una Imagen de la Virgen del Valle partió hacia Cosquín

El viernes, alrededor de las 20.00, un grupo de 16 Guardianes de la Virgen partió desde la Catedral Basílica hacia Cosquín, llevando una Imagen réplica de la Virgen del Valle, Patrona del tradicional festival, que se desarrolla en esa localidad de Córdoba.
Los encargados de trasladar la Sagrada Imagen expresaron su alegría de “cumplir la misión de llevar a la Madre del Valle hasta Cosquín”. Además, comentaron que la vestimenta que lleva puesta “luce imágenes bordadas características del folclore nacional: en el centro una guitarra, a la izquierda una pareja de bailarines con sus trajes típicos, a la derecha un gaucho
bailando malambo junto a un bombo legüero, y en la parte trasera se destaca la parroquia de Cosquín. También tiene colocada una corona enchapada en oro con detalles de flores elaboradas con piedras preciosas.
La delegación catamarqueña será recibida hoy por el párroco de Cosquín y según comentaron será entronizada en la apertura del festival coscoíno.


viernes

Campaña de ayuda a los damnificados por el temporal

El Movimiento Servidores Marianos y Cáritas Catedral lanzan una campaña de ayuda a los damnificados por las crecientes registradas en El Rodeo, departamento Ambato, y Siján, en el departamento Pomán. 
Las donaciones podrán hacerse en las sedes de los Servidores Marianos,  Cáritas, Sala de Promesas y Secretaría del Santuario Nuestra Señora del Valle.

También jóvenes identificados con remeras y credenciales recorren el casco céntrico pidiendo agua, alimento y ropa.

Hoy se celebra a San Francisco de Sales, Patrono de los Escritores y Periodistas

El Obispo de Catamarca, Mons. Luis Urbanc, saluda a los escritores y periodistas en el día de su Santo Patrono San Francisco de Sales, exhortándolos a transitar por el camino del amor y la verdad.

Francisco Buenaventura nació en Thorens, ciudad sita en el Ducado de Saboya, en Francia hoy día, el 21 de agosto de 1567. El mayor de seis hermanos, fue su padre Francisco de Sales de Boisy, y su madre, la piadosa Francisca de Sionnaz, verdadera responsable de la inclinación religiosa de Francisco, pertenecientes los dos a la más recia aristocracia saboyana.
Tras pasar por los colegios de estudios superiores de La Roche y Annecy, Francisco estudió retórica, humanidades y teología en el colegio jesuíta de Clermont en París, y leyes en Padua, doctorándose con 25 años de edad.
 De carácter amable, piadoso y caritativo, Francisco fue un joven de lo más prometedor. Su padre le había arreglado un interesante matrimonio y estaba a punto de ser elegido para ingresar en el senado de Saboya. Pero tras haber hecho voto de castidad ante la imagen de Nuestra Señora en San Esteban de las Rocas, declaró su intención de abrazar la vida eclesiástica, lo que, como era de esperar, le enfrentó a su progenitor. Con 26 años de edad, en 1594, Francisco recibió finalmente las órdenes sagradas.
A los treinta y cinco años de edad, es consagrado obispo. Inicia la reforma de las comunidades religiosas, y continúa su fecunda labor literaria, que le vale un lugar entre los forjadores de la bella lengua francesa. Junto con Santa Juana Francisca de Chantal funda en 1607 el Instituto de la Visitación de la Santísima Virgen.
A fines de diciembre de 1622, falleció en Lyon, teniendo apenas 55 años de edad. Su cuerpo fue enterrado en el Convento de la Visitación de Annecy, aunque su corazón se quedó en Lyon a modo de reliquia, ciudad de la que en tiempos de la Revolución Francesa fue llevado por las monjas de la Visitación a Venecia, donde hoy es venerado.

Importante obra escrita
San Francisco de Sales dejó una vasta e importante obra escrita. Para empezar, los folletos que repartía para la misión entre los habitantes del Chablais y de los que ya hemos hablado. Y junto a ellos, su “Defensa del Estandarte de la Cruz”; su “Introducción a la Vida Devota”, con la que entra en una de las grandes cuestiones de su época, la del “libre albedrío” frente a la “fe sin obras” luterana, que es, a la vez, una obra maestra de psicología y moral; su “Tratado del Amor de Dios” en doce libros; sus “Conferencias Espirituales”, sobre las virtudes religiosas, dirigidas a las monjas de la Visitación y por ellas compiladas; sus “Sermones”, tanto los que él mismo escribe como los que le compilan quienes los oyeron; sus “Cartas”, en su mayor parte escritas para la dirección espiritual; y un gran número de tratados y opúsculos. En 1892 el benedictino inglés Dom Mackey realizó una maravillosa edición de su obra.

 Beatificación
Transcurridos cuarenta años de su muerte, Francisco fue beatificado, y sólo cuatro años después, en 1665, Alejandro VII lo canonizó. En 1877, Pío IX, quien lo denominó “maestro y restaurador de la elocuencia sagrada”, lo proclamó doctor de la Iglesia como “Doctor Amable”. Y el 26 de enero de 1923, Pío XI, mediante la Encíclica “Rerum Omniun”, lo nombró santo patrono de escritores y periodistas.

El ejemplo de Francisco inspirará durante el s. XIX muchas fundaciones que aunque no creadas por él, llevan su nombre. Así los Misioneros de San Francisco de Sales de Annecy, fundados en 1838 por el Padre Pierre-Marie Mermier; los Oblatos de San Francisco de Sales de Troyes, fundados por el Padre Louis Brisson en 1873; y por encima de todos, los Salesianos, fundados en Turín en 1859 por San Juan Bosco, especialmente dedicados a la educación de los más pobres.

jueves

La Virgen del Valle estará presente en Cosquín como Patrona del Festival

El viernes 24 de enero, a las 20.00, una Imagen réplica de la Virgen del Valle partirá desde la Catedral Basílica hacia la ciudad de Cosquín, donde será recibida por el párroco de esa localidad cordobesa, capital del festival más importante del folclore de la Argentina, y cuyo patronazgo ejerce la Morena Virgen del Valle. Los responsables del traslado y la custodia de la Sagrada Imagen serán 16 Guardianes de la Virgen de Catamarca, quienes se unirán a otros, provenientes de San Juan, Tucumán y Buenos Aires.
De acuerdo con lo informado por el Delegado Episcopal de la Pastoral de Turismo en Catamarca, Pbro. Gustavo Molas, la Imagen será recibida por el Párroco de Cosquín y quedará expuesta para su veneración en el templo parroquial.
El manto confeccionado para esta ocasión lleva bordado el templo parroquial de la ciudad cordobesa, una guitarra y otros elementos representativos del folclore.
Asimismo, comentó que la intención es que la Virgen del Valle abra y cierre esta tradicional fiesta del folclore, como su Patrona, declarada como tal a través del decreto N° 068, del 6 de febrero de 1996, firmado por el Intendente de Cosquín de entonces, Walter Raúl Costranco, y el Secretario de Gobierno, Guillermo Ramón Herrán.

El instrumento legal dice textualmente:
“VISTO:
La religiosidad manifiesta de la comunidad católica coscoína en general y del barrio Colina de Mallín en particular, en cada hecho que signifique la participación de los vecinos de nuestra ciudad.
CONSIDERANDO:
Que la Virgen del Valle de Catamarca ha logrado a lo largo de 300 años gran ascendente en el pueblo argentino, en especial en los poetas, músicos, bailarines y artistas en general.
Que es una solicitud de estos últimos el designar una Patronal para el festival en un marco de sentimientos y tradiciones compartidas.
Que el afecto demostrado hacia la Virgen Morena la colocan en un sitial de privilegio con merecimientos por promesas cumplidas, hoy son los niños quienes en una sincera muestra de amor nos acerca al corazón de la Madre del Nazareno.
Por ello, el Intendente Municipal
DECRETA
Art. 1° Declárase Patrona del Festival Nacional del Folclore a la Virgen del Valle de Catamarca”.

Además, el sacerdote catamarqueño dijo que en esta declaración de Patronazgo convergen tres motivaciones: “En honor a Ella misma; porque es la Patrona Nacional del Turismo, declarada como tal por el Presidente Juan Domingo Perón, mediante el Decreto N° 856/74 del 20 de marzo de 1974; y porque el fundador de la ciudad de Cosquín es el catamarqueño Próspero Molina, cuyo nombre lleva la plaza donde se desarrolla el evento folclórico, situada frente a la sede parroquial”.
También recordó que “el festival fue idea del Padre Monguillot, párroco de Cosquín, quien al ver que los turistas pasaban de Carlos Paz a La Falda, por miedo a contraer tuberculosis en Cosquín, donde estaban los hospitales para personas afectadas por esta enfermedad, inventó un festival en la parroquia Nuestra Señora del Rosario de Cosquín, que constituye el origen del actual festival”.
Otros detalles referidos por el presbítero indican que en ese tiempo, principios de la década del ’60, se llamaba al festival con el tañer de las campanas del templo parroquial, de allí que el himno del festival incluya el sonido de las campanas.
Otro aspecto que habla de los estrechos lazos de Catamarca con la localidad cordobesa es que su fundador fue el catamarqueño Próspero Molina.



miércoles

Para reflexionar: Los golpes de la vida

Los golpes de la vida dejan heridas. Algunas, gracias a Dios, cicatrizan con cierta velocidad. Otras tardan en cerrarse. Otras siguen abiertas por semanas, meses, incluso años o, lamentablemente, toda la vida.
                Las heridas del corazón tienen un comportamiento parecido. Una ofensa, una traición, un desengaño, un fracaso, pueden hacernos daño durante un tiempo breve, pero sin dejar grandes huellas en la propia vida. Otras veces tardan más tiempo, pero al final cicatrizan. Pero existen heridas del alma que sangran durante un tiempo largo, muy largo, casi asfixiante.
                Esas heridas ahogan el corazón y lo sumergen en depresiones intensas, en miedos que aturden, en odios que destruyen, en desesperanza, en agonía interior, en constante tristeza y en sospechas hacia todos y hacia todo.
                Es casi imposible evitar los malos momentos, los golpes fuertes en el camino de la vida. Pero lo importante es saber afrontarlos con un corazón sano y con un realismo sereno. Sobre todo, con la esperanza puesta en Dios.
                En el mundo no todos son buenos, pero tampoco todos son malos. No todas mis decisiones llevan a buenos resultados, pero no todas están condenadas al fracaso. Entre mis amigos no todos son fieles y sinceros, pero gracias a Dios no son todos traidores y miserables.
                Las heridas forman parte de la vida, constituyen un ingrediente inevitable entre quienes emprenden un camino. A veces, porque uno mismo es torpe y no supo prever dónde estaba el peligro. Otras veces, porque los otros, con o sin culpa, obstruyen nuestra vida, provocan heridas en el cuerpo o en el alma, cortan nuestros mejores sueños o también (gracias a Dios) impiden que llevemos a cabo planes absurdos.
                No puedo permitir que esas heridas paralicen mi alma. Tengo entre mis manos mil horizontes que se harán realidad si empiezo a dar un nuevo paso. Hay ojos y corazones amigos que piden, que suplican, que me levante de mi pena, que deje mis angustias, que supere ofensas, que pida perdón a Dios y a quien he dañado de algún modo, que ponga en marcha mi inteligencia y mi voluntad para conquistar metas buenas.
                Hoy es un día en el que mi corazón puede recibir una terapia profunda, intensa, desde las manos de un Dios que no dejará nunca de amarme, porque soy obra de sus manos. Basta simplemente que le dé permiso para que limpie, para que restaure, para que le deje hablar en lo más íntimo del alma, para que consuele mi dolor, para que perdone mi pecado, y para que me lleve, suavemente, a perdonar a todo aquel que me haya provocado alguna herida en este camino misterioso del existir humano.
                De corazón le deseo un buen y lindo día junto a todos los que ama.

Mons. Luis Urbanč

Obispo de Catamarca

sábado

Reflexión: Acerca de las Habladurías

Los “demás” ejercen sobre cada uno una presión muy particular. Nos miran, piensan y dicen muchas cosas sobre lo que somos, queremos y hacemos. Tal vez algunas de sus afirmaciones sean verdaderas. Otras, más o menos aproximadas. Otras, completamente fuera de lugar y sin el menor respeto hacia la justicia y la verdad. Pero el hecho de que se diga de mí una cosa u otra, de que me consideren inteligente o tonto, ingenuo o hipócrita, trabajador o perezoso, influye no poco en lo que yo mismo pueda llegar a creer sobre mi propia personalidad.
Es bueno saber que cada uno posee, básicamente, tres ‘YO’: *el yo de ‘importación’ (lo que los otros piensan de mí), el yo de ‘exportación’ (el que cada uno ‘vende’) y el ‘verdadero’ yo; a este último sólo Dios conoce y cada uno de nosotros muy poco.
Desde luego, son muy distintos los ojos de unos familiares que nos quieren de verdad, de los ojos de unos extraños que nos ven por la calle, o de los compañeros de trabajo que nos aprecian o que nos desprecian desde lo íntimo de su corazón. Quizá lo que piensan los que están a nuestro lado y nos conocen mejor nos marca de un modo profundo, hasta el punto de que nos sentiríamos extraños si hiciésemos algo que ‘desentonase’ con el cuadro majestuoso o la caricatura grotesca que han dibujado nuestros ‘amigos’ cuando nos ven, cuando piensan en nosotros.
A la vez, hay una voz mucho más profunda que nos juzga desde la mañana hasta la noche: la voz de la conciencia. Esta voz no deja de mirarnos ni en los lugares más escondidos, ni en las vacaciones más lejanas del hogar, ni en los pensamientos más profundos. Allí está esa presencia, esa compañía de un juicio que no deja lugar a dudas y que nos dice, simplemente, que hemos hecho algo bueno, o que en esta ocasión, como en muchas otras, nos hemos comportado miserablemente.
Por último, algunas veces nos encontramos con los ojos de Dios, con el eco misterioso de los silencios de Dios. No le oímos, quizá porque nuestro corazón está ocupado en otras mil cosas, pero dice sin hablar lo que resulta más importante para nosotros: que vivimos según su amor y sus deseos, o que hemos optado por recorrer el camino de la vida acompañados sólo por nuestro egoísmo y nuestros planes personales.
Es cierto que los otros pueden condicionar enormemente nuestras acciones. Es cierto también que a veces nuestra propia psicología nos frena y nos ata, hasta el punto de que nos hacemos incapaces de mil cosas que, de por sí, podríamos llevar a cabo sin mayores complicaciones. Pero es mucho más cierto que con el juicio de Dios, con su amor y su presencia, hasta el hombre más mediocre, hasta un criminal despreciado por todos en las tinieblas de una cárcel, puede iniciar una vida nueva. Porque si hay miradas que condicionan y encadenan, Dios, por su parte, puede romper con todos los esquemas e iniciar heroísmos que jamás habríamos imaginado.
Nuestra vida continúa. Los relojes nos recuerdan nuestros compromisos. Nuestros amigos nos vuelven a etiquetar con los adjetivos de siempre. Nuestra psicología nos persigue, quizá con complejos que nos empequeñecen. En cambio, Dios, en lo más profundo de la noche o en lo más esplendoroso de un día soleado, nos mira con cariño, y nos conoce a fondo. Sabe lo que podemos hacer si nos dejamos amar. Sabe que en cada uno se esconde una Juana de Arco, un Tomás Moro o un Martín de Porres. Y, ese héroe, mártir o santo saldrá a la luz sólo si le damos una oportunidad, si rompemos esquemas y nos dejamos sorprender por la ternura de Dios que puede sacar hijos de Abrahán incluso de las piedras más duras.

Mons. Luis Urbanc
Obispo de Catamarca

miércoles

Reflexión sobre la Justicia

Cuando hablamos de justicia, pensamos enseguida en clave internacional o en “macroeconomía”: países muy ricos y países muy pobres; personas dotadas de millones de dólares y otras personas que apenas tienen un poco de pan cada día; bancos que especulan con el dinero y mendigos que piden humillantes monedas.
                Luego, pensamos en los problemas más cercanos: la justicia en la empresa, en la ciudad o en la nación. Creemos que hay mucha injusticia, que algunos (personas o instituciones) roban a los demás. Conocemos casos de abusos a todos los niveles: en la fábrica, en los sistemas de vigilancia, en los organismos estatales, en las licitaciones, etc. Vemos a obreros que inician huelgas y protestas para pedir sus derechos, leemos las discusiones de los políticos para lograr mejoras sociales sin que se note realmente nada nuevo. La justicia distributiva siempre está de moda.
Convendría, sin embargo, fijarnos en otras formas de justicia de las que se habla menos, pero que no dejan de ser importantes:
                *La primera es la justicia en la vida familiar. Ciertamente, lo que más vale en un matrimonio y en la relación padres-hijos es el amor, pues desde el amor se vive la mejor forma de justicia: la donación a los demás por lo que son, por lo que valen, por lo que los queremos. Cuando hay justicia en casa es que el amor está en muy buena forma.
                Por desgracia, son muchas las injusticias que se dan en el ámbito familiar. Esposos que traicionan a sus esposas y viceversa. Cónyuges o padres golpeadores. Hijos mayores que abandonan a sus padres ancianos. Padres que explotan laboralmente a los niños o, lo que es peor, a introducirse en la vida del vicio y de la delincuencia. Parejas que se divorcian y que obligan a los hijos a declarar incluso con mentiras en el juzgado contra la otra parte. Padres que infravaloran el ejemplo como herramienta principal para educar. Niños que nunca llegan a nacer por culpa de la ‘pastilla del día después’ o del aborto...
                La lista es enorme. Quienes hemos tenido la fortuna de nacer en familias unidas y llenas de amor sabemos lo hermosa que es la justicia familiar cuando el cariño reina entre todos los de casa... Cuando no hay amor la familia se divide, se rompen los vínculos, lo cual deja heridas profundas e imborrables, en cada uno de sus miembros.
*Existe, además, la justicia de la vida cotidiana, del ciudadano que camina, que maneja una bicicleta, una moto o un auto, que va a un negocio, que se toma un refresco con los amigos. Casi en cada esquina tenemos que respetar los derechos de otros, y, por ende, esperamos que los demás nos respeten.
Se trata de una justicia sencilla, espontánea, normalmente fácil. Por desgracia, es bastante frecuente el ‘vivo’ que se pasa los semáforos, que se cuela en las filas de una oficina, o que engaña a la hora de comprar o de vender. Esto ha ido gestando el ‘anticuerpo’ de ser más pícaros que los pícaros, pues quien ha sido alguna vez engañado sabe lo mal que se siente. Con todo, nunca debemos anteponer nuestros intereses a los derechos de los demás, aunque tengamos que esperar dos horas ante la ventanilla de una oficina.
*Quizá la justicia que más anhelamos es la del puesto del trabajo. Los directivos (desde el propietario o gerente de una empresa u oficina, hasta el capataz que controla cómo va el trabajo diario) están obligados a respetar a sus empleados en todos sus derechos. Pero también existe una justicia ‘de la base’.
Los obreros saben qué a gusto se trabaja cuando los compañeros te respetan, arriman el hombro, llegan a tiempo y te dan una mano cuando hay algún problema. Al revés, no hay peor vida laboral que la que se sufre con compañeros que nos tratan de modo ofensivo, o te calumnian para quedar bien con los jefes, o incluso se permiten bromas o golpes bajos que son propios más de delincuentes que de personas dotadas de un mínimo de honestidad.
Sería muy triste, por ejemplo, que algún jefe sindical, de quien se esperaría una defensa decidida de los demás obreros, usase amenazas más o menos evidentes para obligar a todos a inscribirse al sindicato o a ir a la huelga cuando él quiere y no cuando la huelga puede ser realmente útil y justa.
En la oficina las cosas son parecidas. Entre empleado y empleado hay diferencias enormes. Gracias a Dios, hay bastantes que llegan a tiempo, trabajan las horas establecidas, buscan ser exactos en las cuentas o en los documentos, etc. Pero, no pocas veces, todo se embrolla cuando uno se dedica a jugar con la computadora, otro a hacer sus ventas de productos, otro a leer revistas amorosas o a navegar por internet, u otro a poner de mal humor a los compañeros hasta con causas justas, en lugar de poner toda la energía para el bien de la empresa, que en definitiva es el bien de todos los trabajadores.
La justicia, por lo tanto, nos toca a todos de muchas maneras y a muchos niveles. No pensemos sólo en lo que deben hacer los señores que dirigen la Banca Mundial o las grandes empresas multinacionales. De vez en cuando es bueno mirar a nuestro alrededor y ver si debemos algo a alguien, si amamos en casa y si somos, en el trabajo, un poco más honestos y leales con los compañeros.
Un mundo lleno de justicia sería, para algunos, una utopía irrealizable. La verdad es que son muchos los hombres y mujeres que saben ser honestos, justos, trabajadores, aunque a veces naveguen en medio de las olas de la injusticia de los demás. Las utopías se hacen realidad si alguno empieza. Se puede hacer mucho, si queremos y ponemos lo mejor de nuestra parte.

Mons. Luis Urbanc

Obispo de Catamarca

martes

Falleció el Padre Claretiano José María Cooper

El lunes 13 de enero, en la ciudad de Rosario, falleció el Padre José María Cooper, sacerdote claretiano, que atendió espiritualmente la jurisdicción parroquial del Inmaculado Corazón de María, en la ciudad capital.
El Padre José María tenía 81 años de edad, había nacido en la provincia de Córdoba, el 16 de junio de 1933.
Sentía un gran amor por María, Madre de Jesús; y mucha devoción por Santa Josefina Baquita. Siendo muy joven ingresó a la Congregación de los Hijos del Corazón de María, fundado por San Antonio María Claret. De esta manera, formaba parte de la familia de los padres Claretianos.
Una vez ordenado sacerdote fue profesor en el Seminario, y luego continuó ejerciendo la docencia como director del Colegio Inmaculado Corazón de María en Alta Córdoba, en la provincia mediterránea. Luego fue designado director del Colegio Corazón de María, en Chascomús, provincia de Buenos Aires.
Hacia el año 2000 fue designado párroco de la parroquia Inmaculado Corazón de María, en la Diócesis de Catamarca.
Posteriormente, se dedicó a la atención de los sacerdotes claretianos adultos mayores en Rosario, y volvió a Catamarca, donde convivía en la Comunidad Claretiana junto con el P. Camilo Eberhardt, el P. Gustavo Ferreira y los extintos Padres Juan Carlos Alonso y José Gómez.
En el año 2012, al arribar el P. Edelmiro Herlein a la comunidad claretiana, continuó en la tarea evangelizadora en Catamarca.
A fines de 2013, fue trasladado a Rosario por razones de salud, donde falleció.
El P. José María tenía un gran amor a María, Madre de Jesús; y mucha devoción por Santa Josefina Baquita.

Misa

El jueves 16, a las 20.00, se oficiará la misa rogando por su alma, en la parroquia del Inmaculado Corazón de María, ubicada en calle República, entre Ayacucho y Caseros, ciudad capital.

sábado

Los beneficios de la Honestidad

Es hermoso encontrar a un hombre de principios rectos y que vive honestamente. Tiene una conciencia bien formada, sabe lo que tiene que hacer y asume sus deberes. Vive con transparencia, sin trampas, sin engaños y sin vueltas.
Conviene dejar en claro, desde el principio, que los hombres honestos no son seres de otro planeta. Como cualquier otro, tienen sus momentos de debilidad, sufren tentaciones y sucumben. Si los honestos, si los mejores, fallan, es mucho más frecuente la caída entre quienes viven en la zona estadística de “los normales”...
Todos hemos experimentado lo fácil que es usar tiempo de trabajo para leer un libro interesante, o ver la televisión mientras quedan arrinconados los deberes del hogar, o usar la computadora para jugar al ajedrez o para “naufragar” en internet en vez de escribir una carta al amigo necesitado de un poco de consuelo.
Es normal sentir tentaciones. Es tristemente fácil sucumbir. Pero si queremos vivir no de caprichos ni según lo que pida el egoísmo o la pereza, buscaremos ayudas concretas para que la tentación no nos venza.
Existen, gracias a Dios, ayudas “externas” que no dependen de nosotros. Saber que alguien nos observa, conocer que existen castigos para los trabajadores deshonestos, sentir que la línea de teléfono del despacho registra cada llamada que realizamos y cuánto tiempo hemos dedicado a gustos personales, nos aguijonea y nos evita muchos problemas.
Hace falta, sin embargo, ir más a fondo. Las ayudas externas y la vigilancia llegan hasta ciertos límites, pueden lograr sólo una honestidad de apariencias. Luego existen inmensos espacios de la jornada donde cada uno actúa sin ser vigilado, en lo “oculto”. Es cierto que luego muchos actos “ocultos” serán descubiertos algún día. Pero también es cierto que en esos instantes de libertad lo que determina nuestros actos viene de lo más profundo de nuestra conciencia, del saber que uno puede actuar según lo que quiere y no según la presión que produce la mirada ajena.
Por eso resulta tan importante aprender a actuar no según lo que nos pueda sugerir la “vigilancia” externa, sino según principios acogidos y hechos vida, según la honestidad que define al hombre auténtico y cabal.
Los cristianos tenemos una ayuda enorme para vivir honestamente nuestros deberes en el hogar, en el trabajo, en las distintas situaciones humanas. Esa ayuda viene de la certeza de que nacimos del Amor eterno de Dios y de que caminamos hacia el encuentro eterno de su Amor. Tenemos un Dios Padre que nos ama, que nos cuida, que nos mira con cariño. Si jamás nos permitiéramos un acto malicioso ante la mirada de aquellos que más nos aprecian, el sentirnos bajo los ojos de un Dios tan bueno debería lanzarnos a cumplir nuestros deberes con mayor fidelidad y, sobre todo, con amor.
Ello no quita que también recurramos a apoyos humanos que nos fortalezcan y nos eviten un mal paso. Por ejemplo, casi seguro que no veríamos ciertos programas de televisión si hay alguien limpio de corazón a nuestro lado. Por eso estar con un buen amigo, dejarnos ayudar por alguien que nos diga, respetuosamente, si lo que hacemos va por buen camino, es algo que nos motiva y nos permite evitar caídas muy penosas.
Vivir honestamente es posible si tomamos una opción profunda que nos lance a buscar lo bueno y a rehuir cualquier huella de pecado en nuestras vidas. Puede parecer difícil y, en realidad, lo es hoy como lo era hace 3000 años. Pero, si nos dejamos guiar por Dios, si nos dejamos conducir por los ejemplos y enseñanzas de Jesús y de la Iglesia, si fijamos nuestro corazón en lo único necesario para dejar de lado caprichos pasajeros, la vida empieza a tomar un rumbo distinto, hermoso, serio, donde el amor se convierte en el criterio último de cada acto.  Después, nos pondremos nuevamente en marcha.

Mons. Luis Urbanc

Obispo de Catamarca

miércoles

Reflexión acerca del Poder

Un grupo de poder busca imponer una idea, un proyecto, un modo de actuar, a otros grupos de poder y, sobre todo, a los muchos hombres y mujeres que constituyen lo que solemos llamar la ‘mayoría silenciosa’.

La fuerza de los grupos de poder radica en la habilidad de algunos de sus miembros, en la firmeza de sus decisiones, en los contenidos defendidos (no basta cualquier idea para triunfar), en la capacidad de neutralizar a los ‘adversarios’, y en la suposición de que la ‘masa’ asistirá pasivamente a las maniobras realizadas por tales grupos.

Sin embargo, la historia no está completamente en manos de los grupos de poder. En parte, porque a veces cometen errores que llevan a abortar sus maniobras. En parte, porque una lucha entre grupos de poder puede llevar a una especie de neutralización que permite la destrucción recíproca de los proyectos perseguidos. En parte, porque la ‘masa’ no siempre es tan amorfa como se suponía, y aquí y allá surgen personas con ideas claras y con voluntades decididas que no se dejan someter a las presiones de otros.

De todos modos, los grupos de poder consiguen muchas victorias. ¿No vencieron los bolcheviques al inicio de la revolución rusa de 1917? ¿No lograron dominar los nazis a todo un pueblo a través de pequeñas conquistas y desde la aniquilación sistemática de los opositores?

Esas victorias, más allá de las apariencias, no son lo decisivo en la historia humana. Porque el grupo de poder puede llegar a dominar una empresa, un partido político, un Estado. Pero nunca podrá aniquilar la fuerza de los corazones que tienen ideales nobles, que rezan a Dios para pedir su ayuda, y que siguen su conciencia por encima de lo que otros digan o hagan contra ellos.

Antígona y Sócrates, en ese sentido, son dos paradigmas perennes. La primera sucumbió ante un tirano según el relato de Sófocles, pero trajo la ruina a la familia de Creonte. El segundo fue condenado a muerte por quienes buscaban deshacerse de alguien incómodo, pero luego fue exaltado por sus discípulos y por millones de hombres y mujeres del pasado y del presente.

Las palabras finales de Sócrates en la ‘Apología’ de Platón resuenan, aún hoy, como aviso a los ‘poderosos’ que viven y triunfan, y como esperanza para los ‘débiles’ que sucumben, pero se mantienen fieles a su conciencia: “Ya es hora de marcharnos, yo a morir y ustedes a vivir. ¿Quién de nosotros se dirige a una situación mejor es algo oculto para todos, menos para Dios?”.

Mons. Luis Urbanc
Obispo de Catamarca

Más de 40 niños, jóvenes y adultos misioneros recorren Fiambalá anunciando a Cristo

Desde el 2 de enero, un grupo de más de 40 jóvenes, adultos y niños del Valle Central se encuentran misionando en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, con sede en la localidad de Fiambalá, departamento Tinogasta. Tienen entre 2 y 60 años de edad y eligieron pasar sus vacaciones anunciando a Jesucristo en las comunidades que componen esa jurisdicción parroquial del Oeste catamarqueño.
Los misioneros partieron acompañados por el Pbro. Carlos Robledo, Director Diocesano de Misiones, y fueron recibidos por el párroco Pbro. Raúl Contreras. El grupo cuenta con familias completas con niños y adolescentes
que eligieron anunciar el amor de Dios con su testimonio de alegría cristiana. También muchos jóvenes y adultos decidieron dejar sus vacaciones en manos del Señor. Se encuentran albergados en la escuela N° 224 Provincia de Entre Ríos, ubicada al lado del templo parroquial.
Recorren los barrios de Fiambalá, compartiendo casa por casa el Evangelio del día y la Carta del Obispo Diocesano, Mons. Urbanc, a los niños y adolescentes en el año dedicado a ellos, que dio inicio el pasado 8 de diciembre. También evangelizan a través de la radio, en un programa emitido desde la
parroquia, en el que invitan a los vecinos a las actividades que desarrollan y anuncian la Buena Noticia con la vitalidad propia de los jóvenes.
El viernes y sábado visitaron los barrios La Ramadita, 70 Viviendas, Salas y Entre Ríos, y realizaron la representación del pesebre viviente. El domingo estuvieron en el barrio Virgen del Tránsito donde también representaron el nacimiento de Jesús. El martes recorrieron los barrios 80 Viviendas y Centro, y hoy los esperan en el barrio San Pedro.
Hasta el día 12 de enero esperan poder recorrer la mayoría de los hogares de
Fiambalá, donde los reciben con alegría, buena predisposición, especialmente los niños, con los que comparten jornadas de juego y oración.
Se invita a los jóvenes a participar de una jornada en la Parroquia Nuestra Señora de Fátima, que contará con una charla sobre adicciones y posteriormente  momentos de juegos, cantos y el cierre con un baile. Por su parte, el viernes se realizará una charla con las familias y niños de la comunidad.  


martes

Falleció el Padre Gerardo Cabezas

El pasado 25 de diciembre, a los 98 años de edad, falleció en España el Pbro. Gerardo Cabezas, quien durante varios años brindó su servicio pastoral a la Diócesis de Catamarca.
Tenía más 70 años de sacerdocio. Fue Carmelita y luego pasó al Clero Diocesano.
En Catamarca permaneció más de 40 años, habiendo llegado a estas tierras en la segunda mitad de la década del sesenta. Gran parte de su vida en esta ciudad residió en el Seminario Diocesano de Catamarca.
Fue impulsor y asesor del Movimiento Cursillos de Cristiandad; Capellán del Hospital Interzonal San Juan Bautista y del Santuario de Nuestra Señora del Valle, donde estuvo hasta que regresó a su Patria, España.
El P. Cabezas brindó su servicio pastoral durante el gobierno eclesiástico de tres obispos catamarqueños: Mons. Pedro Alfonso Torres Farías, el Obispo Emérito Mons. Elmer Osmar Miani y el actual Obispo Titular Mons. Luis Urbanc.
La Iglesia que peregrina en Catamarca agradece al Señor la entrega generosa del presbítero Gerardo Cabezas, a través de su ministerio sacerdotal, y eleva oraciones por el eterno descanso de su alma.


viernes

Culminaron las festividades de la Sagrada Familia en Villa Cubas

El domingo 29 de diciembre concluyeron las fiestas patronales en honor a la Sagrada Familia con la procesión por las calles del barrio Villa Cubas. A las 20.00 partió la comunidad en procesión desde el templo parroquial por calle Conesa, avenida Ocampo, Lavalle, girando en torno a la plaza del barrio hasta llegar nuevamente al frente del templo. Allí se celebró la Santa Misa como cierre de las festividades, presidida por el párroco Víctor Hugo Vizcarra.
Estas fiestas patronales se desarrollaron desde el 17 de diciembre con celebraciones en la sede parroquial y en la capilla María Reina de la Paz sólo los sábados, domingos,
Nochebuena y Navidad. El resto de los días de la novena se celebró la misa en instituciones, plazas y distintos sectores de la jurisdicción parroquial.
El día de los Santos Inocentes, el 28 de diciembre, se celebró con la visita de la Sagrada Familia y personajes del pesebre viviente al Hospital de Niños Eva Perón y a la casa Cuna. En el lugar compartieron momentos de oración, cantos y juegos organizados por los animadores de la Infancia y Adolescencia Misionera de la parroquia. También regalaron a los niños golosinas donadas por los feligreses.

El Padre Vizcarra agradece a todos los que hicieron posible este homenaje a la Sagrada familia de Nazareth por su trabajo y dedicación.

Por otra parte, se informa que durante el mes de enero, las misas se celebrarán los sábados y domingos a las 21.00 en la sede parroquial.     

Aprendiendo a discernir para ser felices

Epicteto fue un filósofo griego, de la escuela estoica, que vivió parte de su vida como esclavo en Roma. Nació el año 55 dC, en Hierápolis, actual Turquía, y murió el año 135, en Nicópolis, Grecia. Un escrito conocido: el ‘Enquiridion’.
Entre sus enseñanzas está la de distinguir las cosas que dependen de nosotros, y las que no están en nuestro poder. Quien reconoce la diferencia vivirá sabiamente. Trabajará por hacer bien eso que está en sus manos. Acogerá, con serena resignación, aquello que “ocurre” sin haber podido hacer nada por evitarlo.
Esta distinción puede sernos muy útil. Muchas veces nace en nosotros un sentimiento de pena o de amargura por acontecimientos que no estaban en nuestras manos evitarlos. Un terremoto, un tornado, una sequía, un virus que llegó a nuestros pulmones “gracias” a una brisa imprevista: miles de hechos ocurren sin que el esfuerzo del hombre más prudente pueda ser capaz de huir de ellos.
Algunos de estos hechos nos producen daños enormes. Pero no deberían ser motivo de remordimiento. Es verdad que, con un poco de espíritu previsor algunas cosas pudieron ser evitadas. Pero también es verdad que con todas las previsiones del mundo a veces explota una rueda en la autopista, o nos cae un ladrillo mientras caminamos por la calle, o comemos un pescado en un restaurante que nos provoca una fuerte infección intestinal.
En cambio, hay otra gran cantidad de hechos que sí dependen de nosotros. Ponerme o no ponerme un abrigo al salir de casa, ver este o aquel programa de televisión, ir o no ir a tal boliche, fumar o no fumar este cigarrillo. Cada uno puede escoger, puede decidir por dónde ir, qué lugar escoge de vacaciones, cuándo va al cine con los amigos, cómo se preparará para cuando llegue la epidemia de gripe, etc.
Del ámbito de nuestras decisiones nacen un sinfín de remordimientos. Sentimos un dolor profundo porque escogimos mal, porque nos equivocamos, porque nos dejamos llevar por la pasión o las prisas. Había que estudiar para ese examen, pero preferí irme de fiesta con los amigos. Mis padres esperaban que llamase por teléfono, y les di un gran disgusto al dedicar todo mi tiempo a divertirme, etc. Un amigo enfermo necesitaba mis palabras de ánimo, y pasó otro día completamente solo en el hospital, con su angustia y su tristeza…
Sentimos pena por tanto mal que hicimos, por tanto bien que dejamos de hacer. Sentimos rabia por habernos equivocado al comprar un objeto que parecía bueno y que sólo nos ha creado mil problemas en la familia. Sentimos remordimiento por habernos ido demasiado pronto de vacaciones cuando en casa padres o hijos necesitaban un poco de nuestra ayuda.
Muchas cosas dependen de mí en este día. Mi conciencia me ilumina. Los ojos de los que amo me interpelan. La presencia respetuosa de Dios me susurra dónde está el bien, cuál es el buen camino. Me toca a mí decidir.
El resultado, sin embargo, será una mezcla entre lo que he decidido, lo que estaba en mis manos, y las mil conexiones de la vida que ya no dependen de mí, los mil juegos “del azar” (los cristianos decimos “de la providencia”) que se entrecruzan y que llevan a resultados que nos sorprenden, sea por el dolor no esperado, sea por alguna ayuda no prevista que llega en el momento justo, que nos ayuda en una situación especialmente difícil.

El compromiso por hacer el bien es la ley de la conciencia buena. Aceptar un resultado no tan bueno es propio de un hombre sabio. Descubrir que, detrás de todo está Dios Padre, providente y bueno que mueve los hilos de la historia, es propio del hombre sabio y santo, del cristiano auténtico. Ése que puedo ser si decido, libremente, decir que sí a la voz de Cristo que me habla en el Evangelio, que me pide confiar en Su Padre. Un Padre que cuida hoy de cada uno de los pájaros del cielo, que nos mira y ama con su Corazón Bueno, en medio de los vaivenes de la vida.