AUDIO CELEBRACIONES - FIESTAS DE LA VIRGEN DEL VALLE

Get Adobe Flash player

domingo

Temas sociales y eclesiales marcaron el debate en la Asamblea Diocesana

Mons. Urbanc: “No buscamos que la eficiencia basada
en tres o cuatro sino el aporte generoso de muchos”

En un clima de oración y de intenso trabajo grupal, se desarrolló la primera parte de la segunda y última jornada de la Asamblea Diocesana, que se lleva a cabo desde el sábado 8 de octubre, en instalaciones de la Universidad Nacional de Catamarca, con el objetivo de definir propuestas en orden a la labor pastoral, que luego serán entregadas al Obispo Diocesano, para su consideración, como un aporte concreto al gobierno eclesiástico que ejerce en la Diócesis local.
La Doctrina Social de la Iglesia fue el eje de reflexión en la primera jornada de esta instancia consultiva, dentro de los 15 grupos, conformados con representantes de las 28 parroquias del territorio diocesano, movimientos, instituciones, áreas pastorales, colegios confesionales y no confesionales, entre otros sectores, correspondiente a la primera etapa de la Misión Diocesana Permanente, que va hasta el 2016, año de la declaración de la Independencia. Por su parte, el domingo, la línea de trabajo se centró en la piedad mariana y la religiosidad popular, relacionadas con la segunda etapa, que se extenderá hasta el 2020, en que se celebrará el Año Jubilar con motivo de los 400 años del hallazgo de la bendita Imagen de la Virgen del Valle, en la Gruta de Choya.
Al concluir la mañana del domingo, los coordinadores de grupo se reunieron con los organizadores y empezaron a cruzar los datos de lo tratado por los asambleístas, a fin de darle forma a las propuestas que en las primeras horas de la tarde se someterán a votación. Prevalecieron temas como inclusión social y eclesial, promoción humana, compromiso social, medio ambiente, liturgia y catequesis, fijando prioridades en relación con los sectores prioritarios de la misión: familia, jóvenes, niños y laicos.
Respecto de la labor desarrollada en los grupos, Mons. Luis Urbanc dijo que tuvo una buena impresión, indicando que “se trabajó muy lindo. Visité los grupos y observé muchas ganas de trabajar y de realizar su aporte”.
También consideró que hay que “aprovechar esta instancia diocesana de participación y comunión”, agregando que “muchos quedaron impactados con esta reunión, sobre todo, porque estábamos adorando a Jesús en el momento de oración. Nuestra presencia y nuestros gestos evangelizan”, expresó. Por ello, “doy gracias a Dios que nos podamos reunir e irradiar desde acá nuestra fe, nuestro amor. Es importante vernos la cara, interactuar. Tenemos que ver que el otro es un don de Dios para mí”, dijo, enfatizando que “no buscamos la eficiencia basada en 3 ó 4 sino el aporte generoso de muchos”.
Asimismo, puso de relieve “los momentos de oración, porque la obra la hace Jesús en nosotros y con nosotros. Estoy muy contento, si hemos alcanzado un impacto en los demás es porque estamos unidos”.
Por la tarde están previstos dos plenarios y las votaciones; en tanto que luego del acto de cierre se concretará la procesión con antorchas, que partirá desde avenida Belgrano, frente a la UNCA, encaminándose por calle Maipú, luego por República hasta la Catedral Basílica, donde se oficiará la misa de clausura, presidida por Mons. Luis Urbanc.

Voces de asambleístas
Angela, de Hualfín, Belén: “Es la primera vez que me toca vivir algo así. Es una experiencia muy linda. En mi grupo tocamos el tema de la familia y los jóvenes, que son temas importantes, y es oportuno empezar por ese lado. Espero que estas sugerencias sean tenidas en cuenta en el corto y largo plazo”.

Jesús Alberto Lencina, Andagalá: Nos toca un grupo muy activo y de mucho dinamismo. Nos gustaría que algunos de los temas que trabajamos figuren entre los elegidos para ser opciones pastorales”.

Jesús Silvero, Belén: “Estos dos días son de suma importancia, no sólo en lo personal sino también en lo institucional, ya que se dio la oportunidad de expresar y aunar criterios con toda la diócesis. Nos hace crecer en la participación. Creo que es un gran avance para reconocernos miembros de una gran familia y también para demostrar que si no estamos unidos y nos aceptamos con nuestros aciertos y errores, no vamos a poder transmitir el mensaje de Jesucristo. Creo que esta asamblea, más allá de los logros particulares, es un hito importante en la historia de Catamarca, porque une a los fieles y hace que todos estemos detrás de un mismo ideal. Así como aportamos nuestras ideas en la asamblea, también ponemos nuestros oídos para escuchar otras ideas que nos hacen ampliar el panorama”.

Marcelo Miranda, Belén: “Nuestro fin es Dios, para poder cambiar la Iglesia desde adentro”.